En búsqueda del amor eterno

amor eterno informacion
amor eterno hoy


Por Sixto Vladimir Marrero


En búsqueda del amor eterno encontramos el amor propio.



¿Es o debe ser el amor eterno?, o ¿Es tan libre que tiene derecho a cambiar de un lado a otro como le dé la gana?


He  visto amores que han durado muchos años como los de mis abuelos, casi todo una vida; He visto otros parecidos, pero donde ya no hay amor, sino que se soportan o sacrifican por un motivo como los hijos y el qué dirán y tanto  tiempo juntos les impide separarse para estar solos: Hay otros que  cambian de amor como cambiarse de ropa interior y siempre viven vacíos con miedo a estar consigo mismos, otros que lo intentan pero en el intento fracasan o no tienen la capacidad de darse cuenta y decir "ya no te amo", "se perdió la magia" y otros que pretenden olvidar a su gran amor intentando amar a otra persona.


En fin el ser humano en su búsqueda del amor eterno se convierte muchas veces en mentiroso porque se miente así mismo sacrificándose  a estar con alguien a quien quiere y se ha acostumbrado, pero que no ama sino que aprendió a soportar.



amor propio mujer
amor propio escritos


No somos dueños de nada, las personas no son pertenencias, solo somos hombres y mujeres jugando al amor, un juego que no conocemos y  donde quien pierde solo se lleva su corazón roto y faltando una pieza que se llevó a quien tanto supuestamente  amó,  pero que nunca lo valoró y es que somos piezas de ajedrez en el tablero de la vida, donde muchos juegan con pasión pero sin razón y se desviven por un rey que solo los llevará a la perdición.


Otros son mentes sin sentimientos que por cumplir la misión usan cualquier medio sin importar a quien hieren o se lleven en el camino, existen además otros que solo son cobardes, que se quedan parados y no se mueven ni adelante ni hacia atrás esperando que la vida les traiga la oportunidad de lo que no se arriesgan a vivir por miedo.


Amar no es desaparecer, amar es existir, el amor no nos obliga a cambiar, el amor nos da autenticidad, nos libra de la costumbre  y sobre todo nos da un regalo llamado amor propio.

Publicar un comentario

1 Comentarios