¿Por qué adolescentes que cambiaron de género se arrepienten?

¿Por qué adolescentes que cambiaron de género se arrepienten?


Chloe, una joven estadounidense decidió a los 12 años que era transgénero. A los 13, salió del armario con sus padres. Ese mismo año, le recetaron bloqueadores de la pubertad y le recetaron testosterona. A los 15 años se sometió a una doble mastectomía. Menos de un año después, se dio cuenta de que había cometido un error, todo cuando tenía 16 años.


Ahora con 17 años, Chloe es parte de un grupo de personas llamadas "destransicionistas", aquellos que buscan revertir una transición de género, a menudo después de darse cuenta de que realmente se identifican con su sexo biológico. Trágicamente, muchos lucharán por el resto de sus vidas con las consecuencias médicas irreversibles de una decisión que tomaron cuando eran menores de edad.


De acuerdo con una encuesta sobre transgénero realizada en 2015 en los EE. UU. e el 8% de los encuestados informaron algún tipo de detransición. De este 8%, el 62% por ciento solo lo hizo temporalmente debido a presiones sociales, financieras o familiares.


Un estudio realizado a 100 jóvenes que comenzaron a hacer la "detransición" indicó que  las razones para la detransición fueron variadas e incluyeron: sufrir discriminación (23.0%); cada vez más cómodo identificándose como su sexo natal (60.0%); tener preocupaciones sobre posibles complicaciones médicas de la transición (49.0%); y llegando a la conclusión de que su disforia de género fue causada por algo específico como un trauma, abuso, o una condición de salud mental (38.0%). La homofobia o dificultad para aceptarse como lesbiana, gay o bisexual fue expresada por un 23.0% como motivo de transición y posterior detransición. Sin embargo, la mayoría (55.0 %) consideró que no recibió una evaluación adecuada de un médico o profesional de la salud mental antes de iniciar la transición y solo el 24.0 % de los encuestados informó a sus médicos que se había retirado de la transición completamente. 


Hablemos de disforia de género. Se trata de la sensación de incomodidad o angustia que pueden sentir las personas cuya identidad de género difiere del sexo asignado al nacer o de las características físicas relacionadas con el sexo. Solo se diagnostica cuando la incongruencia entre el género de nacimiento y la identidad del mismo sentida es marcada y causa angustia significativa y/o deterioro funcional significativo.


En términos médicos se trata con terapia hormonal, como la de feminización o de masculinización o con cirugía, como de feminización o de masculinización para cambiar el pecho, los genitales externos, los genitales internos, los rasgos faciales y el contorno corporal.


Históricamente, la transición de hombre a mujer era mucho más común, y experimentaba una disforia de género persistente desde una edad muy temprana.


Recientemente, sin embargo, en Estados Unidos el statu quo se ha invertido y las transiciones de mujer a hombre se han convertido en la abrumadora mayoría.


La doctora Lisa Littman, exprofesora de Ciencias Sociales y del Comportamiento en la Universidad de Brown, acuñó el término "disforia de género de inicio rápido" para describir este subconjunto de jóvenes transgénero, típicamente mujeres biológicas que repentinamente se vuelven disfóricas durante o poco después de la pubertad.


La especialista cree que esto puede deberse a la susceptibilidad de las adolescentes a la influencia de sus compañeros en las redes sociales.


Los bloqueadores de la pubertad se administran comúnmente a la primera señal de desarrollo a niños de hasta 9 años, según la Asociación Profesional Mundial para la Salud Transgénero. Las inyecciones de testosterona y estrógeno se prescriben con frecuencia a los 13 o 14 años, a pesar de la recomendación de 16 de la Endocrine Society. Y a veces se realizan cirugías graves como mastectomías en niños de tan solo 13 años.


A los expertos les preocupa que muchos jóvenes que buscan hacer la transición lo hagan sin una evaluación adecuada de salud mental. Entre ellos se encuentra la doctora Erica Anderson, psicóloga clínica especializada en género, sexualidad e identidad.


Anderson, una mujer transgénero, que ha ayudado a cientos de jóvenes a navegar el viaje de transición en los últimos 30 años, apoya el proceso metódico y lleno de hitos que dura desde unos pocos meses hasta varios años para pasar por la transición. Hoy, sin embargo, le preocupa que algunos jóvenes estén siendo medicados sin la debida moderación o supervisión.


“Me preocupa que el auge de los detransitioners refleje el hecho de que algunos jóvenes han progresado en su viaje de género muy, muy rápido”, dijo.


Le angustia que algunos médicos puedan estar recurriendo por defecto a la medicalización como remedio para otros factores personales o de salud mental.


“Cuando otros problemas importantes para un niño no se abordan por completo [antes de la transición], los profesionales médicos les están fallando a los niños”.


ENCUESTA

Según una encuesta en línea de detransitioners realizada por la doctora Littman el año pasado, el 40% dijo que su disforia de género fue causada por una condición de salud mental y el 62% sintió que los profesionales médicos no investigaron si el trauma fue un factor en sus decisiones de transición.


“Mi disforia chocó con mis problemas generales de depresión y problemas de imagen corporal”, recordó Helena. “Llegué a la conclusión de que nací en el cuerpo equivocado y que todos mis problemas en la vida se resolverían si hiciera la transición”.


Cloe, quien a los 12 años decidió que era transgénero, tuvo una experiencia similar: “Debido a que mi cuerpo no coincidía con los ideales de belleza, comencé a preguntarme si había algo mal en mí. Pensé que no era lo suficientemente bonita para ser una niña, así que estaría mejor como un niño. En el fondo, quería ser bonita todo el tiempo, pero eso es algo que mantuve reprimido”. A los 13, salió del armario con sus padres. Ese mismo año, le recetaron bloqueadores de la pubertad y testosterona.


Ella está de acuerdo con la doctora Anderson en que se necesita más evaluación psicológica para determinar si los problemas de salud mental subyacentes podrían estar influyendo en el deseo de transición.


“Se debe prestar más atención a la psicoterapia”, dijo Chloe. “Estamos saltando de inmediato a tratamientos médicos irreversibles cuando podríamos centrarnos en empoderar a estos niños para que no odien sus cuerpos”. 


ESTADÍSTICA

En los últimos años, la cantidad de niños que experimentan disforia de género en Occidente se ha disparado.


De acuerdo con un estudio publicado por New York Post, las cifras exactas son difíciles de obtener, pero, entre 2009 y 2019, los niños derivados para un tratamiento de transición en el Reino Unido aumentaron un 1000 % entre los hombres biológicos y un 4400 % entre las mujeres biológicas.


Mientras tanto, la cantidad de jóvenes que se identifican como transgénero en los EE. UU. casi se ha duplicado desde 2017, según un nuevo informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.


Una variedad de estudios sugiere que hasta el 80% de los niños disfóricos podrían finalmente experimentar "desistimiento", o aceptar su género biológico sin recurrir a la transición.


RETRASAR LA INTERVENCIÓN MÉDICA

Es por eso que muchos profesionales piensan que es prudente retrasar la intervención médica potencialmente irreversible durante el mayor tiempo posible.


 “No estoy en contra de la transición. Simplemente no creo que los niños puedan dar su consentimiento informado”.


Todos estos tratamientos corren el riesgo de efectos secundarios que, según los críticos, son demasiado graves para que los niños los entiendan por completo. A corto plazo, los bloqueadores de la pubertad pueden impedir el crecimiento y afectar la densidad ósea, mientras que los efectos a largo plazo aún se desconocen, ya que la FDA los aprobó recién en 1993.


EFECTOS SECUNDARIOS

Los efectos secundarios de la testosterona incluyen colesterol alto, enfermedades cardiovasculares, diabetes y coágulos sanguíneos. e incluso infertilidad. Actualmente, solo tres estados, Arkansas, Arizona y Texas, tienen políticas que limitan los tratamientos de afirmación de género para menores, incluida la cirugía, las hormonas y la terapia del habla.


Para aquellos que finalmente se arrepienten de su transición, las consecuencias de la terapia hormonal y la cirugía pueden ser devastadoras.


- diariolibre

Publicar un comentario

Publicar un comentario

Descarga nuestra aplicación en tu celular android

close