The New York Times: ¿Por qué todos viajan a la República Dominicana?

The New York Times: ¿Por qué todos viajan a la República Dominicana?


Da clic para suscribirte a nuestro canal: 



El New York Times ha plasmado en un artículo las virtudes de República Dominicana y han resaltado que el país es una rara historia de éxito pandémico, con números de visitantes recientes que superan con creces los de la mayoría de los otros destinos del Caribe.


Las reglas de entrada fácil son un empate, pero algunos residentes están inquietos, señala el artículo del New York Times.


De acuerdo a los datos algunos habían venido por la playa, otros por el sol, otros lo habían elegido porque, en ese momento, los números de Covid parecían razonables. A otros les gustó la idea de no tener que hacer una prueba para entrar al país.


Las cifras de visitantes de República Dominicana tienen que ver, en parte, con su estrategia poco convencional para obtener una ventaja competitiva. A diferencia de la mayoría de los destinos de playa del Caribe, el país no requiere prueba de vacunación, prueba de Covid o cuarentena para la mayoría de los viajeros entrantes. 


En cambio, las autoridades han optado por gestionar el covid impulsando la vacunación y el uso de mascarillas entre quienes interactúan con los turistas. Casi el 100 por ciento de las 174.000 personas que trabajan en el sector turístico están vacunadas, según el Ministerio de Turismo. Y aunque los resorts todo incluido solo requieren una reserva para ingresar, muchos bancos, instituciones gubernamentales y algunos centros comerciales requieren prueba de vacunación o una prueba de PCR reciente.


“Sabíamos que era un riesgo y queríamos correrlo”, dijo Jacqueline Mora, viceministra de Turismo, en una entrevista telefónica reciente. La estrategia ha funcionado, agregó, y señaló que el país estima que ganó alrededor de $ 5.7 mil millones del turismo el año pasado mientras mantiene una tasa de mortalidad de covid más baja no solo que México, el otro destino de playa importante que adoptó un enfoque igualmente laxo para ingresar, pero también muchos países mucho más restrictivos, incluido Estados Unidos.


A principios de enero, más de una docena de legisladores respaldaron una propuesta, apoyada por el presidente del Colegio Médico, la asociación de médicos más grande de República Dominicana, instando al presidente Luis Abinader a exigir pruebas recientes y comprobante de vacunación a los visitantes.


 La resolución califica de “discriminatoria” la política actual, dado que “los residentes dominicanos deben portar carné de vacunación o prueba PCR negativa reciente, mientras que los visitantes no enfrentan los mismos requisitos para ingresar a territorio dominicano”. El 31 de enero, el gobierno exige a los bancos, centros comerciales, restaurantes y otros medios de transporte público que pidan pruebas de que los clientes han sido impulsados. Los aeropuertos y resorts todo incluido no se verán afectados.


En 2021, casi la mitad de los turistas extranjeros que fueron a República Dominicana se quedaron en Punta Cana, en lugares como Dreams o el Iberostar Grand Bávaro en la popular Playa Bávaro. 


El articulo sostiene que en muchos de los resorts en Punta Cana, los miembros del personal son asiduos en el uso de máscaras, mientras que los huéspedes con frecuencia no las usan.


Australia había sido su primera elección, pero las fronteras aún estaban cerradas para los visitantes, dijo Michael Rogers, de 28 años, organizador de eventos de Londres, que estaba celebrando una luna de miel tardía en Punta Cana.


“Somos los conejillos de indias de nuestra familia. Si no lo conseguimos”, dijo, refiriéndose a Omicron, “todos se irán de vacaciones”.


“Hemos estado lidiando con eso durante dos años seguidos y, a veces, solo quieres tirar la toalla y vivir un poco”, dijo Cara McQueeney, de 27 años, trabajadora de salud mental de Concord, NH, mientras ella y su novio esperaban su cena final junto a la playa. Ella no estaba tratando de ser descuidada; ella había estado evitando los buffets. Pero se alegró de no tener que usar una máscara.


Lidiar con Covid se siente más razonable en la República Dominicana, dijo Gaelle Berthault, de 45 años, más tarde ese fin de semana. Ella, su esposo y su hijo de 9 años se habían mudado a Santo Domingo desde Bretaña a principios de la pandemia porque estaban muy hartos de las restricciones que enfrentaban en ese momento en Francia, dijo sentada en el porche de una cabaña turquesa, en Las Terrenas en la costa norte del país. Le molestaba tener que llevar un permiso emitido por el gobierno en sus paseos, que tenía que limitar a uno por día.


Desde que encontró un nuevo trabajo en Santo Domingo, se siente más libre. Los fines de semana, su familia explora pueblos costeros como Las Terrenas, donde su hijo puede pasar la mañana chapoteando en la piscina de un hotel boutique antes de aventurarse a la playa. En Santo Domingo, los autobuses públicos a veces exigen comprobante de vacunación, pero ella nunca ha llevado uno.


La llegada del virus se produjo en un momento terrible para la industria turística de República Dominicana. En marzo de 2020, cuando la Organización Mundial de la Salud elevó la epidemia a pandemia, el país acababa de recuperarse de una crisis diferente.


 En 2019, 10 turistas estadounidenses murieron allí, varios fallecieron misteriosamente mientras dormían. En última instancia, el FBI consideró que los incidentes no estaban relacionados, pero no fue una buena publicidad. El número de visitantes cayó un 9 por ciento, según la Sra. Mora. Y luego, justo cuando se recuperaron, la pandemia cerró sus fronteras.


Para las 174.000 personas que trabajan directamente en el sector turístico fue un momento desafiante. Aunque el gobierno les dio dinero, varios trabajadores, entre ellos una criada, un mayordomo, un mesero y un conserje, calcularon que se llevaban a casa entre un cuarto y la mitad de lo que ganaban normalmente.


Para agosto de 2021, aproximadamente un año después de que la República Dominicana reabriera al turismo, es posible que haya notado algo intrigante si estuviera mirando las tendencias de vuelos de Kayak.com. Durante más de un mes, los destinos de un solo país se mostraban constantemente en verde, lo que significa que habían generado más interés de búsqueda que dos años antes: la República Dominicana.


Septiembre, noviembre y diciembre fueron buenos meses para el país. Las cifras de turismo superaron los niveles previos a la pandemia y el recuento de casos de coronavirus se mantuvo bajo, por lo general entre 100 y 300 diarios. Pero entonces golpeó Omicron. El 12 de enero, un récord de 7439 personas dieron positivo en la República Dominicana, mucho más que cualquier otro día durante la pandemia. El 29 de diciembre, el país también reportó ocho muertes relacionadas con el covid, más de lo que había visto en meses en un solo día.


El artículo culmina aseverando que por mucho que los turistas traten de no pensar en el coronavirus, al fin y al cabo tienen que pensarlo porque Estados Unidos, Canadá y muchos otros países exigen una prueba para volver a entrar.


Fuente: Roberto Cavad


Para ver más sobre la UASD hacer clic aquí



Para ver más sobre Empleos hacer clic aquí



Para ver más sobre Becas de estudio hacer clic aquí



Para ver más sobre Cursos & Diplomados hacer clic aquí



Para ver más Opiniones de nuestros colaboradores hacer clic aquí



Publicar un comentario

Publicar un comentario

Descarga nuestra aplicación en tu celular android

close